Cuaderno de sentimientos diabólicos
varios, propios y ajenos,
en este constante pedalear por la vida...



10 jun. 2014

Soñó que alguien se iba

alguien que no hacía mudanza. Mi espíritu, gustoso de los pasajes, las imágenes, los cuadros imaginados en la lectura de las novelas, decidió se marcara un destino. Mi abuela decía que no había que contar los sueños, porque en la realidad ya no sucedían. No herido, decepcionado, se me antojó pensarlo al revés... a mí, a quien él había confiado su sueño. Soñó que alguien se iba, sin el ruido de la mudanza... sin esa sirena roja gritando a muy pocos decibeles, anunciando la partida. 

Soñó que alguien se iba... Y hoy pensé en su falta de fe. Uní sus piezas: dejó entrever lo (ahora) poco poblado del terreno de nuestras intersecciones, la podredumbre de la madera de mi empatía hacia él. En realidad hay qué reconstruirse, pensé. 

¡Carajo, soñó que alguien se iba! Mi espíritu, mancillado, decidió debía ser en silencio... Me digo (le digo):

                                                     Soñó...
                                                                          que me iba...
                                                                                                     en silencio...
                                                                                                                                                (sí, yo).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escriba aquí sus opiniones.